mapa potencial trufa en cataluña

mapa potencial trufa en cataluña

El cultivo de la trufa negra , del que España , junto con Francia, son la primera productora mundial.

Cataluña tiene una importante superficie apta para el desarrollo de la truficultura , que coincide con zonas donde las actividades agrarias tradicionales se encuentran en crisis, y que puede convertirse en una actividad complementaria para diversificar la economía rural. La aportación económica del cultivo de la trufa negra en las economías rurales de media montaña puede suponer un asentamiento de la población en el territorio, ya que se pueden crear diferentes actividades en torno a la trufa, ya sean gastronómicas o turísticas.

Estado actual i económico de la tubericultura:

Los territorios truferos de trufa negra y trufa de verano se encuentran sobre suelos calcáreos, generalmente de baja calidad. Se trata de zonas destinadas al cultivo asociado a rendimientos agrícolas bajos. Estas explotaciones rurales dependen de las ayudas para su mantenimiento. El cultivo de la trufa aporta independencia de las subvenciones, con ingresos que pueden triplicar los cultivos tradicionales de éstas zonas, e incluso, provocar un incremento en el valor de la tierra de cultivo de las regiones donde se desenvuelve la truficultura.

En España se recolecta un  entra un 30 y un 50% de la producción mundial de trufa negra y se estima que unas 10.000 familias son truficultores y recolectores de trufas. Hoy en día quedan pocos truferos que se dediquen exclusivamente a la tarea derecolección. Un trufero a tiempo completo recoge entra 3 y 5 Kg semanales de trufa negra, muy lejos de los 8 a 12 kg. diarios que recogian los viejos truferos.

El precio de la trufa negra en nuestro país, es muy variable, en función de si se trata de una buena campaña (con trufa abundante) o no. La demanda de trufa se ajusta a los modelos tradicionales, donde los aumentos de la producción suponen una disminución de los precios. La trufa se paga al recolector entre 200-850 € Kg. En las  Ferias de la Trufa asisten miles de personas, las visitas guiadas a plantaciones truferas pueden aportar un ingreso añadido asociado al micoturismo. La trufa se comercializa básicamente a través de los mercados de las localidades con tradición trufera, aunquecada vezmás, son los corredores o agentes comerciales que se desplazan hasta el domicilio del recolector donde se realiza la compra-venta. Los mercados truferos,aunque se establecen en lugares públicos, principalmente bares, no están abiertos al público. De hecho se puede estar a la hora del mercado en un bar y no enterarse. Recolectores y compradores se  reúnen , hablan, negocian el precio e intercambian productos fuera del bar. La trufa ni se huele, a diferencia de los mercados franceses,abiertos, donde el comprador toca el producto, percibe el aroma y le pone precio.